Un estudio publicado por la revista Nature Neuroscience revela que la música nos produce placer. Al parecer, activa una parte de nuestro cerebro que libera un neurotransmisor llamado dopamina. La dopamina es la que, además, se segrega cuando comemos, tenemos, sexo o ganamos dinero.

El experimento se ha realizado sobre individuos a los que les pusieron música instrumental, sin voces. El escáner mostró que la presencia de la dopamina era mayor cuando escuchaban sus canciones favoritas.

Además, descubrieron que en los momentos “culmen” de las canciones se liberaba más cantidad de este neurotransmisor. “Estamos más cerca de entender por qué estímulos abstractos como la música y el arte nos producen placer, a pesar de que no son necesarios para la supervivencia”, aseguran los investigadores de la Universidad McGrill de Montreal, en Canadá.

Redacción (Agencias)