Los delfines son capaces de aprender técnicas para buscar alimento fuera del vínculo entre madre y cría, lo que demuestra una naturaleza parecida a la de los simios, según un estudio que publica hoy Current Biology.

Desde la década de los noventa se sabe que los delfines de la Bahía de los Tiburones (Australia) son capaces de hacer salir a sus presas de las conchas vacías de caracoles marinos gigantes, donde se refugian. El delfín mete la punta del morro en el interior de la concha para sacarla del agua y luego la agita, de manera que el animal cae en su boca.

Hasta ahora, se creía que esta técnica se enseñaba solo de madre a cría, por transmisión social vertical, pero no es solo así, pues también la pueden aprender de otros delfines de la misma generación, según los expertos de la Universidad de Leeds (Reino Unido) que firman el estudio.

Este hallazgo proporciona más evidencias a las similitudes culturales entre delfines y simios, quienes tienen comportamientos de búsqueda de alimento aprendidos socialmente, explican los autores de la investigación.

Para la experta, este comportamiento “abre la puerta a una nueva forma de entender cómo los delfines pueden ser capaces de adaptarse conductualmente a entornos cambiantes, ya que el aprendizaje a través de los compañeros permite una rápida difusión de nuevos comportamientos en las poblaciones”.

Redacción (EFE)