“Glitter”, el álbum maldito de Mariah Carey, ha llegado por sorpresa este viernes y por primera vez a las plataformas digitales de “streaming” como Spotify, 19 años después su lanzamiento gracias a la presión de sus seguidores.

Agrupados bajo la etiqueta #JusticeForGlitter, ya en 2018 lograron que llegara por fin al número 1 en ventas en iTunes este trabajo, que fue el octavo disco de estudio de la diva y banda sonora de la película del mismo nombre que protagonizó en 2001.


Se trata de una concesión histórica por parte de la artista estadounidense, que nunca interpreta temas de aquel proyecto pues, según sus propias palabras, “casi arruinó” su vida. Las críticas de la película fueron terribles, también las de su actuación, que suponía su debut en un papel dramático en el que no se interpretaba a sí misma, un varapalo del que se resarciría años después con su participación en “Precious” (2009). Tampoco salió bien parado el álbum, en el que apostaba por un sonido apegado a la música disco.

Pese a vender dos millones de copias, fue el trabajo de menor éxito comercial de Carey y motivó la ruptura de su acuerdo de 100 millones de dólares con Virgin Records y su salida del sello.

Con el tiempo, sus seguidores reconsideraron el valor de “Glitter”, que incluía sencillos como “Loverboy”, “Lead The Way” o su versión del clásico “Last Night a DJ Saved my Life”.

Redacción (EFE)