La película documental “Let It Be” se estrenó en mayo de 1970 como una crónica descarnada sobre la disolución de los Beatles. Medio siglo después, el director Peter Jackson ha revisado las imágenes de aquel proyecto para ofrecer una visión alternativa, que Disney llevará a los cines este mismo año.

La película se llamará “The Beatles: Get Back” (Regresa), nombre de la canción que inspiró en 1969 el proyecto impulsado por Paul McCartney para que el grupo volviera a sus raíces roqueras.

Una visión totalmente diferente a la mostrada por las cámaras del director Michael Lindsay-Hopp que, aunque ganó un Oscar por su banda sonora, ninguno de los Beatles se molestó en ir a recoger. El documental “Let It Be” quedó en el olvido por expreso deseo del grupo, que ha impedido cualquier reestreno o edición hasta la fecha, y pasó a la historia como el proyecto maldito de los Beatles.

Hasta que Peter Jackson recopiló con una nueva mirada más de 55 horas de material inédito y 140 de grabaciones de audio entre las cintas dejadas en los archivos por Lindsy-Hopp y su equipo.

“No se parece en nada a la versión que salió en su momento. Creo que esta versión transmitirá la paz y el cariño que había entre nosotros“, vaticinó Ringo Starr.

Disney ha comprado el proyecto. El gigante del entretenimiento anunció esta misma semana por todo lo alto que llevará la película de Jackson a los cines de todo el mundo a partir de septiembre próximo. Medio siglo después, los viejos seguidores de entonces y los que crecieron a partir de 1970 se preguntan si Disney será capaz de cambiar el final de los Beatles que conocían hasta ahora por otro más propio de un cuento de hadas.

Redacción (EFE)