Una canción de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 decía: “Amigos para siempre means you’ll always be my friend”. Algo parecido deben pensar los murciélagos vampiro, pues las relaciones que establecen en cautividad tienden a mantenerlas incluso cuando se les deja libres.

Un estudio que publica este jueves la revista Current Biology sugiere que estos pequeños quirópteros “también pueden formar relaciones sociales y parecidas a la amistad“.

El texto, firmado por expertos de Instituto Leibniz de Berlín y de la Universidad estatal de Ohio (EE.UU), dice que los murciélagos vampiro que en cautividad comparten alimento y aseo son más propensos a permanecer juntos cuando vuelven a la naturaleza.

Las relaciones sociales que estos animales crean en cautividad “son bastante fuertes frente a los cambios en el ambiente social y físico”, explica en un comunicado Simon Ripperger, del Instituto Leibniz y coautor del estudio.

Redacción (EFE)