Josef Köberl, un austríaco de 42 años, ha batido este sábado en Viena el récord mundial de permanecer de pie dentro de una cabina llena de cubos de hielo, tras aguantar 2 horas, 8 minutos y 47 segundos en su interior.

La plusmarca anterior, de 1 hora 53 minutos y 10 segundos, la ostentaba el chino Jin Songhao.

Las altas temperaturas que soportó Viena este sábado, con más de 30 grados, fueron un problema añadido, puesto que la cabeza del “hombre de hielo”, como lo llaman en Austria, se vio expuesta a temperaturas mayores que el resto de su cuerpo.

 

Para controlar su estado de salud, un sanitario medía con un termómetro la temperatura corporal de Köberl, cada 25 minutos durante la primera hora, y cada 5 a 10 minutos a partir de entonces.

Redacción (Agencias)