Científicos de la Universidad de Leeds (Reino Unido) han elaborado en un laboratorio el oro más delgado jamás creado en el mundo, puesto que su grosor es de 0,47 nanómetros o un millón de veces inferior al de una uña humana y el material se considera bidimensional porque cuenta con sólo dos capas de átomos que se encuentran una encima de la otra.

El material podría emplearse a gran escala en industrias de dispositivos médicos y electrónicos, y también como catalizador para acelerar las reacciones químicas en una variedad de procesos industriales. El trabajo está publicado en la revista ‘Advanced Sciences’.

Las pruebas de laboratorio muestran que el oro ultrafino es 10 veces más eficiente como sustrato catalítico que las nanopartículas de oro utilizadas actualmente, que son materiales 3D con la mayoría de los átomos instalados en la masa en lugar de en la superficie.

Los científicos creen que el nuevo material también podría formar la base de enzimas artificiales que podrían aplicarse en pruebas de diagnóstico médico rápidas en el punto de atención y en sistemas de purificación de agua.

Redacción (Agencias)