Científicos escoceses han desarrollado una lengua artificial que es capaz de detectar sutiles diferencias entre distintas variedades de whisky e identificar así si se trata de sustancias falsificadas.

En un artículo publicado hoy en la revista Nanoscale, de la Real Academia de la Química, se detalla cómo ingenieros y químicos de las universidades de Glasgow y Strathclyde consiguieron construir un pequeño catador que explota las propiedades del oro y el aluminio para identificar las diferencias entre bebidas alcohólicas.

El equipo consiguió que dos rodajas submicroscópicas de oro y aluminio, dispuestas sobre un tablero, actuaran como papilas gustativas (aproximadamente 500 veces más pequeñas que sus equivalentes humanos) en la lengua artificial, sobre la que vertieron muestras de whisky y midieron cómo absorben la luz mientras están sumergidas.

La tecnología fue capaz de detectar las distinciones entre la misma marca envejecida en diferentes barriles con más del 99% de precisión y además distinguir entre las variedades de 12, 15 y 18 años.

Redacción (EFE)