Friends, una de las series más populares de la historia, cumple 20 años desde su estreno este día 22, un tiempo en el que sus fans no se han olvidado de ella y en el que sus actores, con la excepción de Jennifer Aniston, no han logrado el mismo éxito en el cine.

Desde su cabecera salpicada con la pegadiza “I’ll Be There For You”, de The Rembrandts, pasando por los interminables cafés en el Central Perk y los romances de esos seis amigos residentes en Manhattan (Nueva York), Friends hizo historia apostando por un humor cotidiano y atemporal, apto para todos los públicos.

Para Sara Ceberio, una publicista especializada que se declara seguidora número uno de la serie, lo que más destaca de Friends es “su impecable sentido del ‘timing'”, plasmado en el guión y en la labor de Aniston, Courteney Cox, Lisa Kudrow, Matt LeBlanc, Matthew Perry y David Schwimmer.

El humor era siempre inteligente y, aun en los momentos más delicados, se trataba todo de forma elegante. No se buscaba la risa fácil, sino la frase perfecta para el momento y personaje”, dijo a Efe Ceberio, que subrayó la manera en la que el espectador se identificaba con esos personajes.

No hay mejor baremo del éxito que comprobar la influencia de la serie en la cultura popular. Que se lo pregunten si no a las miles de mujeres que acudieron a la peluquería pidiendo el peinado de Rachel o a la cantidad de hombres que emplearon el chascarrillo de Joey (“¿cómo va eso?”) para presentarse a una chica.

Friends se estrenó el 22 de septiembre de 1994 en la NBC y se despidió el 6 de mayo de 2004, tras 236 episodios que dieron forma a una comedia brillante reconocida con el Emmy, el Globo de Oro, el premio del Sindicato de Actores de EE.UU. y el Bafta, entre otros galardones.

En sus 10 temporadas, desfilaron en pequeñas intervenciones Brad Pitt, Robin Williams, Ben Stiller, George Clooney, Bruce Willis, Julia Roberts o Reese Witherspoon entre otros, nombres de primera fila en Hollywood, una industria en la que los protagonistas de la serie luego tuvieron una suerte dispar.

Redacción (EFE)