La gira acústica del cantante nació como un paréntesis en su carrera y se ha convertido en el proyecto más gratificante para David Bisbal en el que ha vivido uno de sus momentos más especiales en el emblemático Royal Albert Hall donde le acompañaron los artistas Malú, Rosario, Luis Fonsi y Pastora Soler sobre el escenario. Así Bisbal se convierte en el tercer español que ofrece un concierto en este escenario teatral después de Julio Iglesias y su hijo Enrique.

Los temas que entonces interpretó, y que suenan editados en el “Live at the Royal Albert Hall”, son algunos de sus grandes éxitos, como “Lloraré la penas” o “Mi princesa”, además de otros ajenos que han marcado la historia musical de las últimas décadas, como “Lucía” o “Adoro”.

Bisbal es el primer artista español en distribuir su música a través de la plataforma de venta “online vente-privee”, una iniciativa que ya han probado artistas como Iggy Pop.

Después de tres semanas en esa plataforma digital, “Live at the Royal Albert Hall” saldrá a la venta en formato físico el 13 de diciembre, y lo hará simultáneamente en ocho países de Europa. A Latinoamérica llegará el próximo 14 de febrero y a EEUU en marzo, donde finalizará en ese mismo mes esta exitosa gira.

Antes de que dé el salto a Canadá y EE.UU, donde terminará su gira el marzo del próximo año, se despedirá de su público español con cinco únicos conciertos en Sevilla, Valencia, Bilbao, Madrid y Barcelona.

Para estas dos últimas citas Bisbal romperá la premisa de cantar en teatros, actuando en el Palau Sant Jordi y en el Palacio de los Deportes respectivamente, donde hay espacio para más público.

Sin embargo, tras su prolongación y los reconocimientos recibidos, entre ellos un  Grammy Latino, se ha convertido en un estilo con el que quiere seguir experimentando.

Redacción (Agencias)