Madonna no ha esquivado la polémica en su concierto en Moscú, celebrado este martes. La reina del pop ha pedido abiertamente la liberación de las tres componentes del grupo punk ruso Pussy Riot, que son juzgadas por cantar en la catedral de Cristo Salvador contra el presidente ruso, Vladímir Putin.

“No quiero ser irrespetuosa ni con la Iglesia ni con el Gobierno, pero esas tres chicas: Masha, Katia y Nadia, ya han pagado por lo que hicieron. Rezo por su libertad. Merecen el derecho a ser libres”, ha señalado Madonna durante su actuación en el pabellón olímpico de la capital rusa.

Justo después, la cantante se ha desnudado hasta quedarse en ropa interior, se ha puesto una máscara similar a las que usan las Pussy Riot en sus actuaciones antigubernamentales y se ha dado la vuelta para mostrar al público su espalda con el nombre del grupo grabado en su piel.

Horas antes, Madonna ya había pedido a Putin que perdone y libere a las opositoras de Pussy Riot, que podrían ser condenadas a varios años de cárcel. Precisamente, la Fiscalía de Rusia ha pedido tres años de prisión para las tres acusadas de Pussy Riot, Tatiana Tolokónnikova, María Aliójina y Yekaterina Samutsévich, por un delito de gamberrismo motivado por odio religioso.

Numerosas estrellas de la música como Sting, Peter Gabriel o Red Hot Chilli Peppers también han mostrado su apoyo al grupo.

Redacción (Agencias)