El estadounidense, Gore Vidal, escritor, novelista, ensayista y guionista cinematográfico, ha fallecido en Los Ángeles a los 86 años tras una vida dedicada a la literatura y al cine con sátiras como “Myra Breckinridge” (1968) y guiones como “Caligula” (1979) o “Is Paris Burning?” (1966). Junto a Mailer y Truman Capote, Vidal estaba considerado uno de los mejores escritores y pensadores de Estados Unidos.

Candidato eterno al Nobel de Literatura, primo de Al Gore y hermanastro de Jacqueline Kennedy, Vidal ha fallecido en su domicilio situado en las colinas de Hollywood por las complicaciones ocasionadas por una neumonía.

Nacido el 3 de octubre de 1925 en la academia militar de West Point (Nueva York), donde su padre era instructor de aviación, se sintió atraído desde niño por la literatura y la política, influido por su abuelo materno, Thomas P. Gore, que fue senador de Oklahoma, y con el que vivió desde los 10 años tras el divorcio de sus padres.

En el género histórico destacaron títulos como “A Search for the King”(1950), “Julian” (1964), “Creation” (1981), todas ellos ambientados en períodos que van desde la Persia del siglo V antes de Cristo hasta la Inglaterra de Ricardo I, así como obras sobre Estados Unidos como “Washington D.C.” (1967), “Lincoln” (1984) y “Empire” (1987). Sus sátiras más célebres fueron “Myra Breckinridge”, sobre un megalómano transexual y “Duluth”, mientras que en el campo de la ciencia ficción escribió “Messiah” (1954) o “Kalki” (1978).

Fue guionista de cintas como “De repente, el último verano” (1959) en la que Katharine Hepburn interpretaba a una mujer que quería lobotomizar a su prima, encarnada por Elizabeth Taylor, para encubrir las circunstancias en las que tuvo lugar la muerte de su único hijo. Vidal es autor de los guiones de largometrajes como “The Best Man” (1964) o el drama romano “Caligula” (1979) y esporádicamente trabajó como actor en proyectos como “Gattaca” (1997).

Vidal fue, asimismo, un apasionado de la política, aunque sus intentos por abrirse camino en Washington no fructificaron.

Redacción (Agencias)