Parece ser que en Italia no sólo la torre de Pisa está torcida. El célebre Coliseo romano está inclinado 40 centímetros sobre su lado sur, según han desvelado las autoridades italianas ante los inminentes trabajos de restauración que mejorarán las condiciones del anfiteatro Flavio.

La causa más probable de esta inclinación son las “vibraciones” provocadas por los vehículos, el metro e, incluso, los helicópteros que diariamente pasan junto al célebre anfiteatro construido en el siglo I.

Aunque el desnivel entre los lados norte y sur del Coliseo es conocido desde hace un año por los expertos, los responsables del Coliseo señalan que no han dado a conocer este dato con anterioridad porque “no es preocupante”.

Un equipo de expertos sigue midiendo con sensores el comportamiento de la estructura desde hace dos meses, y pronto determinará las causas de la inclinación y si es necesario hacer una intervención.

Ahora, sólo queda esperar a ver si la Plaza del Coliseo se llena de turistas haciéndose fotos sujetando el edificio… aunque parece que para apreciar la inclinación el lado sur debería hundirse unos centímetros más (o, tal vez, metros) .

Redacción (Agencias)