"Soy una gran fan"

La cantante Madonna ha recurrido hoy a Twitter, por primera vez, para responder a las preguntas de sus seguidores a quienes ha confesado ser fan de Justin Bieber y para aclarar su posición respecto a las drogas tras ser acusada este fin de semana de incitar a su consumo. A través de la cuenta @MadonnaMDNAday, la diva del pop, de 53 años, se expuso al interrogatorio de sus admiradores en esta popular red social durante poco más de una hora y media con motivo del lanzamiento de su nuevo disco, “MDNA”, el décimo segundo álbum de estudio de su carrera.

Conocida como “Material Girl”, la artista se sinceró a la hora de hablar de otras estrellas del panorama musical como el joven Justin Bieber de quien dijo que era “formidable” y que le encantaba cuando “rapea”. “Soy una fan enorme”, comentó Madonna, palabras que llegaron de inmediato a oídos de Bieber, que le contestó halagado. “Es un gran honor. La tuya es una carrera con la que sueñan los artistas. Enhorabuena por el nuevo álbum”. Pero no acabaron aquí los halagos porque la cantante aprovechó también para aplaudir la labor que hace Lady Gaga en apoyo de la comunidad homosexual y su “compromiso contra el abuso escolar”.

Además de Bieber, otro de los artistas que contactaron con Madonna a través de Twitter fue el DJ de música electrónica Deadmau5, quien había criticado con dureza a la cantante por presuntamente hacer apología de las drogas en un festival celebrado en Miami durante el fin de semana. La polémica sucedió cuando Madonna apareció por sorpresa en el Ultra Music de la ciudad de Florida junto a DJ Avicii y preguntó a los miles de asistentes cuántos de ellos “habían visto a Molly” (nombre común de la droga MDMA).

“Me estaba refiriendo (en Miami) a la canción ‘Have You Seen Molly?’ escrita por mi amigo Cedric Gervais“, comentó Madonna, una respuesta que convenció a Deadmau5 a quien la diva del pop le recriminó que no la hubiera llamado para aclarar lo sucedido de forma “privada”.

El rato en Twitter sirvió para conocer aspectos personales de Madonna, como su afición a beber café, al cine francés e italiano, a cantar en la ducha y esconderse en el cuarto de baño, su predilección por las tostadas con mantequilla, el pastel de limón, las patatas fritas con un vaso de champán, su deseo de aprender hebreo y de hacer “snowboard” antes de morir.

La artista se definió como una “persona nocturna“, enganchada a escribir mensajes de texto, controladora, que presta atención a los detalles de forma “obsesiva compulsiva” y “total y definitivamente” talentosa dando besos. La mejor herramienta para que un hombre la corteje es que le “haga reír”, afirmó Madonna, quien cree en “la suerte, los espíritus de otro mundo y la energía”.

Irene Belmonte – Agencias