Confinados pero “sanos”

Tener contacto con espacios verdes -ya sean jardines privados o comunitarios o terrazas con plantas- durante el confinamiento domiciliario de 2020 por la covid-19 ha beneficiado la salud mental de la población. Así lo indica el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB).

El estudio, elaborado junto al Instituto de Salud Pública de la Universidad de Oporto (Ispup) y publicado en la revista científica Environment International, ha analizado los efectos del contacto con espacios verdes durante los primeros meses de la pandemia en España y Portugal.

Mediante una encuesta realizada entre el 27 de marzo y el 6 de mayo de 2020 a 1.638 portugueses y 1.519 españoles, un total de 3.157 personas, los investigadores han determinado que la interacción con el medio natural ayuda a disminuir los niveles de estrés.

Redacción.