Prueba piloto en Liverpool con 3.000 personas sin mascarilla

Unas 3.000 personas sin mascarilla abarrotaron este fin de semana una discoteca de la ciudad inglesa de Liverpool con el beneplácito de las autoridades, que permiten el evento como prueba piloto para organizar la futura reapertura de los locales de ocio.

Los asistentes deben haber dado negativo en un test de antígenos de covid-19 en las 24 horas previas a la fiesta en el club Circus de la ciudad inglesa, en el interior del cual quedaban abolidas las normas de distancia social.

Este test servirá para comprobar cómo se transmiten las actuales variantes del SARS-CoV-2 en grandes masas de gente. Además, utilizaron medidores de dióxido de carbono para detectar “bolsas de aire estancado” dentro de la discoteca, que estará plagada de pequeñas cámaras para que los científicos puedan seguir los movimientos de los asistentes.

Las autoridades pedirán además a quienes hayan participado en la prueba piloto que se sometan a un test PCR cinco días después para controlar la expansión del virus.

Es el quinto experimento con masas de gente que lleva a cabo el Reino Unido en las últimas dos semanas.

Redacción