El cantante nacido en Stroke on Trent ha sido bastante sincero, en todas las entrevistas que ha concedido, acerca de las adicciones que han marcado su vida. Muchas de ellas las ha superado con esfuerzo, motivación y fuerza de voluntad. Muchas de ellas, de hecho, le han pasado factura a lo largo de los años.

Esta vez el Robbie Williams reconoce estar ‘enganchado’ a un nuevo vicio. Ayda Field, su mujer, que anteriormente había sido un apoyo para él y con quien tiene cuatro hijos también reconoce el nivel de hábito que ha adquirido hacia esta nueva actividad.

Se trata de un vicio bastante repetido en los hogares del s.XX, Williams es adicto a los videojuegos. Más concretamente a un juego de Golf virtual con el que dice que es capaz de relajarse. Reconoce que no puede resistirse a pasarse ocasionalmente toda la noche jugando a los videojuegos.