Un estudio internacional liderado por la Estación Biológica de Doñana (EBD), centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Sevilla, ha confirmado la existencia de dos nuevas especies de ardillas, que anteriormente eran consideradas subespecies. Además, se confirma también la existencia de varios linajes genéticos que podrían representar nuevas especies en futuros estudios, según ha informado este lunes el CSIC en un comunicado.

Los resultados de la investigación han sido publicados en la revista Frontiers in Ecology and Evolution, en la que también ha colaborado el Museo Smithsonian (Estados Unidos) y el Instituto Científico Nacional de Indonesia, apuntan que esta subestimación en la diversidad de especies ha sido constatada en un género de ardillas (Sundasciurus) endémico de la región de Sonda (Malasia e Indonesia) y Filipinas.

La historia evolutiva de este grupo manifiesta unos patrones de diferenciación entre poblaciones (y de aislamiento entre masas de bosques tropicales a los que están asociados) mucho más antiguos que el de otros mamíferos de la región.

Los investigadores del CSIC Arlo Hinckley y Jennifer Leonard explican que la alta dependencia al bosque tropical lluvioso mostrada por las ardillas de Sonda hace de estas las perfectas centinelas para estudiar, a través del análisis de sus secuencias de ADN, cómo los dramáticos cambios climáticos y geológicos del pasado en la región de Sonda han modelado las expansión/retracción y conexión/aislamiento entre “islas” de bosque.

Redacción (Agencias)