Un estudio de la Universidad Estatal de Michigan, publicado en el ‘Journal of Research in Personality’, ha encuestado a 75.000 estadounidenses, alemanes y holandeses entre 16 y 101 años para determinar hasta qué punto son optimistas las personas en la vida y cuándo lo son más.

Los investigadores analizaron eventos de la vida tales como matrimonio, divorcio, un nuevo trabajo, jubilación, cambios en la salud y pérdida de una pareja, un padre o un hijo.

Los datos revelan que, que, independientemente de las circunstancias buenas y malas de la vida, desde el momento en que las personas tienen 15 hasta casi 60 o 70 años, se vuelven cada vez más optimistas. Según William Chopik, profesor asistente de Psicología de la MSU y autor principal, “incluso las personas con circunstancias bastante malas, a quienes les han sucedido cosas difíciles en sus vidas, miran hacia su futuro y su vida por delante y se sienten optimistas”.

Ya a medida que las personas envejecen en la fase de la tercera edad, el estudio muestra un cambio hacia la disminución del optimismo, probablemente impulsado por preocupaciones relacionadas con la salud y sabiendo que la mayor parte de la vida está quedando atrás.

Redacción (Agencias)