¿Paul McCartney, Bob Dylan, Taylor Swift o Beyoncé? ¿Cuál eliges y por qué? La primera percepción es que los gustos dependen de la música en sí misma, pero un nuevo estudio basado en big data dice que no solo: la personalidad de los músicos también juega un papel clave en las preferencias de los oyentes.

El trabajo se publica en el Journal of Personality and Social Psychology y sus responsables son investigadores de la Universidad de Bar-Ilan (Israel) y de la Escuela de Negocios de Columbia (Estados Unidos), quienes concluyen que las preferencias musicales son impulsadas por la dinámica social, psicológica y de grupo.

Así, analizando las personalidades públicas de músicos famosos o bandas de música, y los rasgos de personalidad de sus fans, el equipo demostró que la gente prefiere la creación de artistas cuyas personalidades públicas son similares a las suyas, una experiencia que han denominado el “efecto de autocongruencia de la música”.

Para ello  se hicieron tres estudios independientes con más de 80.000 personas y se examinaron las calificaciones de 50 de los músicos más famosos del mundo occidental (desde Paul McCartney, Bob Dylan, Elton John, Whitney Houston, The Rolling Stones hasta Beyoncé, Coldplay, Maroon 5 y Taylor Swift), las reacciones de los oyentes y las letras de la música de los artistas.

Los resultados destacan los poderes sociales de la música y cómo esta da a los seguidores un sentido de orgullo y pertenencia a un mundo social.

Además, las conclusiones pueden aplicarse a situaciones relacionadas con la salud mental. Por ejemplo, en momentos de estrés e incertidumbre, los oyentes pueden buscar música de artistas con personalidades similares a las suyas y sentirse comprendidos y con un sentido de conexión.

Los autores presentan además algunos gráficos sobre la personalidad de los fans, entre ellos uno sobre la simpatía: los seguidores de Norah Jones y U2 son los más afables, mientras que los fans de David Bowie, Nirvana y Ozzie Osbourne, los menos. Más francos, según otro gráfico, son los seguidores de Daft Punk, David Bowie o Radiohead, y menos los de Justin Bieber, George Strait o 50 Cent.

Redacción (EFE)