Un total de 12,5 millones de personas respiraron el año pasado aire con niveles de contaminación superiores a los límites legales recogidos en la legislación europea y española, lo que supone 2,3 millones menos respecto a 2018 y la cantidad más baja desde 2011. Pese a ello, persistieron los incumplimientos de esos umbrales en Madrid, Barcelona y otro medio centenar de zonas.

Si se toman los valores límite recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la población que respiró aire contaminado en 2019 asciende a 44,2 millones de personas (94% de la ciudadanía), la cifra más baja desde 2016. Y respecto a la protección de la vegetación, unos 253.500 kilómetros cuadrados (el 50,2% del territorio español) soportó unos niveles de polución que incumplen los estándares legales para proteger los cultivos agrícolas y los ecosistemas naturales.

Así figura en un informe de Ecologistas en Acción, titulado ‘La calidad del aire en el Estado español durante 2019’, elaborado por Ecologistas en Acción y hecho público este martes.

El informe, coordinado por Miguel Ángel Ceballos, se basa en los datos oficiales de 805 estaciones de medición del control de la contaminación atmosférica de todas las comunidades autónomas, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, las autoridades portuarias del Estado y los ayuntamientos de A Coruña, Gijón, Madrid, Ourense, Valladolid y Zaragoza; por primera vez se incluye información de Ceuta y Melilla, así como de los principales aeropuertos gestionados por AENA.

La investigación toma como referencia los valores máximos de contaminación recomendados por la OMS y los valores límite legales de obligado cumplimiento recogidos en la normativa comunitaria y española, y analiza la calidad del aire que 47 millones de españoles respiraron el año pasado en relación a la protección de la salud humana, así como en relación a la protección de la vegetación y los ecosistemas.

Redacción (Agencias)