Ocho años después de “Tempest” (2012), su último disco con temas inéditos, Bob Dylan publica “Rough and Rowdy Ways”, un álbum en el que ha contado con la colaboración de Fiona Apple y Blake Mills. Diez temas y setenta minutos de duración.

“Rough and Rowdy Ways” comienza con la ya conocida “I Contain Multitudes“, una canción sobria y de aroma íntimo que toma el título de un famoso verso del poema “Song of Myself” de Walt Whitman. El segundo corte es la blusera “False Prophet“, que se estrenó a comienzos de mayo, y “Rough and Rowdy Ways” se cierra con la monumental “Murder Most Foul“, el primer sencillo que se dio a conocer de este nuevo disco, y que es un tema de casi 17 minutos que repasa gran parte de la historia de EE.UU. en el siglo XX.

 

El álbum ya ha recibido el aplauso prácticamente unánime de la crítica. “En este disco, Dylan explora territorio que nadie más ha alcanzado antes“, asegura Rob Sheffield en Rolling Stone. Alexis Petridis, por su parte, afirma en The Guardian que este álbum recoge “la eterna grandeza” de Dylan. “Los fans más entregados podrán pasar meses desenredando las letras más enrevesadas, pero no necesitas un doctorado en ‘Dylanología’ para apreciar la singular calidad y poder del disco”, apunta.

Redacción (Agencias)

Fotografía (FPA)