La primera mascarilla enteramente transparente ha quedado lista para entrar en fase de producción, anunció hoy la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) en Suiza, donde se desarrolló esta invención que estará destinada al personal sanitario en una primera etapa.

La institución académica y de innovación suiza trabajaba desde hace dos años en esta mascarilla y la etapa final de su desarrollo coincidió con la pandemia de coronavirus, lo que hecho que su utilidad sea todavía más relevante y la financiación para comenzar su producción haya sido fácil de obtener.

Está realizada de un material compuesto en gran parte de biomasa y se sigue trabajando para que sean totalmente ecocompatibles. El propósito del nuevo producto es mejorar la relación entre el personal médico y los pacientes, en particular grupos frágiles como niños, ancianos y personas discapacitadas.

El EPFL relata en un comunicado que la inspiración inicial provino de una antigua contadora de cuentos activa en el Hospital de Ginebra, quien lamentaba que los niños gravemente enfermos, y en presencia de los cuales el uso de una mascarilla era obligatorio, no pudieran ver las expresiones de su rostro.

Los dentistas también han mostrado interesados por esta original mascarilla, a la que se ha llamado HelloMask.

Redacción (EFE)