La canción “Living in a Ghost Town” de The Rolling Stones, inspirada en el confinamiento provocado por el coronovirus, sirve de banda sonora para un videoclip publicado por el Royal Ballet británico, en el que sus artistas bailan por calles vacías ante emblemáticos edificios culturales.

 

“La vida era tan bella/Después nos confinaron a todos”, dice una de las líneas del tema cantado por Mick Jagger, mientras los bailarines se contornean por ciudades fantasmales del Reino Unido o Irlanda.

La coreografía del videoclip, titulado “Ghost Light” (“Luz Fantasmal”) y creado con fines benéficos, lleva a los bailarines a lugares cerrados por la pandemia de COVID-19 como el Covent Garden de Londres, la sede oficial del Royal Ballet y el Teatro Abbey de Dublín.

Otros sitios reconocibles e icónicos de la capital británica son el Teatro Apollo en Shaftesbury Avenue y el Shakespeare Theatre Globe, situado muy cerca de la Tate Gallery y del Teatro Nacional.

El proyecto, señalan sus responsables, está destinado a recaudar fondos para “Acting for Others”, una red de ONG dedicada a ayudar a los trabajadores del teatro.

Redacción (Agencias)