El “boom” de la repostería casera durante el confinamiento ha disparado la compra de huevos en los hogares y el fenómeno es tal que esa demanda ha conseguido absorber el producto que dejó de venderse a bares y restaurantes, cerrados por la crisis del coronavirus. El repunte de este producto básico en la cesta de la compra es del 40 % en los hogares.

Desde la interprofesional del Huevo y su Productos destacan que los bizcochos, las tartas, los pasteles o las torrijas caseras han compensado a los pinchos de tortilla que se elaboraban en los bares.

Datos que se reflejan en el análisis semanal que está ofreciendo el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación sobre consumo en el hogar: la compra de huevos creció un 43 % en las últimas cuatro semanas, respecto al mismo período del año anterior.

Redacción (Agencias)