El ocio inicia su lenta y progresiva vuelta, eso sí, envuelta en todo tipo de medidas de higiene y seguridad. En el caso del cine, Madrid ha vuelto a abrir hoy el autocine de la zona de  Chamartín-Fuencarral.

Será el primer evento cinematográfico de la ciudad desde que se decretó el estado de alarma, en dónde se repondrá la hipnótica película de Grease (1976), con la que han completado el aforo hasta la semana que viene. El primer paso ha colgado el cartel de “no hay entradas”.

Precisamente, uno de sus mayores potenciales es que este tipo de eventos culturales “no ha tenido que reinventarse” por el coronavirus ya que apenas hay contacto entre los clientes y los trabajadores. Cada espectador se encuentra aislado en su vehículo y las entradas se compran a través de Internet.

Sobre un terreno de 25.000 metros cuadrados se reducirá el aforo a un centenar de coches de los 350 para los que tiene capacidad. Además, los trabajadores deberán utilizar guantes y mascarilla, se mantendrá la distancia social en la terraza de la instalación y solo se aceptará el pago con tarjeta.

Pulp Fiction, Los Goonies, Cantando bajo la lluvia o Mamma Mia son algunas de las películas programadas durante las próximas semanas, en las que esperan que la gente pueda “volver a relacionarse sin miedo” y, además, han querido hacer un “pequeño guiño” a los sanitarios, que tendrán un 50 % de descuento en su entrada.

Redacción (EFE)

Fotografía: Autocine Madrid RACE