Los enfermeros en España aseguran que no son superhéroes, no tienen superpoderes: son profesionales comprometidos con la sociedad que luchan cada día en primera línea contra el coronavirus, a pesar de contar con menos recursos y unas plantillas inferiores que muchos países en Europa.

Cada 12 de mayo se celebra el Día Internacional de la Enfermería, en conmemoración del nacimiento de Florence Nightingale, la pionera de la enfermería moderna, y son muchas las entidades, sociedades médicas y autoridades las que han reconocido el trabajo de estos profesionales.

Pero, tanto desde el sindicato de Enfermería Satse como desde el Consejo General de Enfermería han alzado la voz para pedir menos reconocimientos de palabra y más hechos y compromisos con la sanidad pública y sus profesionales, que han tenido un papel “crucial” en esta pandemia y lo seguirán teniendo en la desescalada.

En España hay alrededor de 307.000 enfermeros, y harían falta 125.000 más para llegar a la media de la UE, según señala a Efe el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya, que insiste en que los políticos no pueden estar diciendo que los sanitarios españoles son los mejores del mundo cuando el presupuesto que dedican a la sanidad pública “es mínimo”.

Para Pérez Raya, en este momento una de las reinvindicaciones principales es que los sanitarios puedan luchar contra la pandemia con el material de protección necesario y adecuado, y que no vuelvan a ocurrir, por ejemplo, casos como los de las mascarillas defectuosas.

Redacción (Agencias)