Cuando a Marcos se le cayó un diente a principios de la semana, lo primero que pensó es que se iba a quedar sin el regalo que hace a los niños el Ratón Pérez, que, como todos, tiene que cumplir con la orden de confinamiento, pero no contaba con que iba a tener la ayuda de la Policía Local de su pueblo para salvar la situación.

La historia que este niño de 7 años ha protagonizado la ha hecho pública en sus redes sociales la Policía de su pueblo, el sevillano de Pedrera, de 5.000 habitantes, que ha hecho “oficial” un salvoconducto que permite al ratón visitar a los niños del pueblo a los que se les caigan los dientes durante el confinamiento por el coronavirus, un documento oficial que se ha hecho viral y ha tranquilizado a los niños de este pueblo de la Sierra Sur sevillana.

La curiosa iniciativa surgió tras una petición de Marcos a su madre nada más caérsele el diente, para que intentara que el ratón fuese a su casa tras perder uno de sus incisivos, porque tras enseñar el diente caído a su madre su primera preocupación fue que el confinamiento iba a impedir que el ratón llegase a su casa y bajo su almohada no encontrase ningún regalo al día siguiente. Su madre decidió acudir a las redes sociales, y usar su perfil de Facebook para intentar encontrar ayuda.

La historia del permiso especial se ha hecho viral, y el propio niño ha agradecido a la Policía que el ratón haya podido finalmente acceder a su casa, una solución que, lógicamente, va a dar tranquilidad a todos los niños de su pueblo.

Redacción (EFE)