El icónico vídeo “Take On me” de A-ha ha alcanzado mil millones de reproducciones en YouTube . El grupo noruego entra a formar parte del reducido grupo de artistas que consigue dicho logro. Su mérito es más relevante si cabe, al conseguir que una canción de 1984 tenga tanta pujanza en un mercado digital dominado por los nuevos lanzamientos.

El vídeo original de “Take On Me” se publicó en 1985 y ha sido restaurado recientemente en resolución 4K para mejorar la calidad de la imagen. La técnica de ilustración que ha dado fama al vídeo, conocida como “rotoscopio”, requería dibujar a mano el metraje en vídeo. Los artistas Michael Patterson y Candance Reckinger trabajaron sobre miles de “frames” durante 16 semanas para completar el vídeo.
Según declaraciones del teclista del grupo Magne Furuholmen, “Recuerdo haber visto el vídeo después de mucho tiempo. primero lo vimos con las imágenes reales editadas, y luego llevó entre 3 y 6 meses de dibujo a mano… eran como 10.000 dibujos para la parte animada. Cuando lo vimos todo junto, fue como Wow!” Esto es mucho mejor de lo que esperábamos, ¡es increíble!”

El vídeo de “Take on me” situó al single en el número uno de 36 países en 1985. Ahora entra a formar parte del club del billón de visionados junto con “November rain” de Guns N´Roses, “Smells like teen spirit” de Nirvana o “Bohemiam Rhapsody” de Queen. Además, “Take On Me” es el segundo vídeo más visto de los 80 en YouTube y la quinta canción con mayor número de “streams” del siglo XX.

El pasado otoño a-ha lanzó una serie documental sobre la historia de “Take On Me”. “The making of…Take On Me” muestra la historia de la canción, y de la grabación de su icónico vídeo. Incluye entrevistas recientes con los miembros del grupo (Magne Furuholmen, Morten Harket y Pål Waaktaar – Savoy) así como con diferentes personas que estuvieron involucradas en su enorme éxito; el productor Alan Tarney, la actriz que protagonizó el vídeo Bunty Bailey y los realizadores Candace Reckinger y Michael Patterson.

La serie examina también el legado continuo y su influencia cultural a través de entrevistas con músicos como James Blunt, Ed Sheeran o Nile Rodgers (Chic). Treinta años después de su publicación, “Take On Me” ha llegado a una nueva generación de fans que la ha descubierto mediante anuncios (Volkswagen), bandas sonoras (Deadpool 2), samples (Pitbull), tributos (Weezer) o parodias (Padre de familia).

Redacción (Agencias)