Te levantas. Vas al trabajo. Trabajas. Vuelves del trabajo. Esta rutina, la de la mayoría de los trabajadores de las grandes ciudades, es el espejo en el que se mira “Mosaic”, un videojuego que retrata la angustia y soledad de la generación milenial.

“Mosaic”, que acaba de llegar a Nintendo Switch (ya está disponible para PC, Xbox y Apple Arcade) está firmado por Killbrite, un estudio independiente noruego integrado por una decena de jóvenes, que han utilizado sus propias experiencias para construir este desolador escenario. El videojuego refleja con precisión la trampa existencial de los jóvenes milenial.

El protagonista desarrolla su vida en bucle -siempre acompañado por su móvil- en una sociedad fría, masificada y marcada por la tecnología, mientras pasa horas en el metro o trabajando delante de un ordenador. A lo largo del juego se invita al jugador a salir de esa vida en bucle, aparecen pequeñas señales que el jugador puede seguir o no.

El trabajo anterior, “Among the Sleep”, abordaba el alcoholismo desde el punto de vista de un niño de dos años, que obtuvo una larga nómina de premios.

Redacción (EFE)