En España, uno de cada cuatro abuelos cuidan de sus nietos, llegando a dedicarles hasta 7 horas diarias, 2 horas más que la media europea. Esto es algo que beneficia tanto a abuelos como a nietos, desarrollando un vínculo muy especial hasta tal punto que se ha demostrado científicamente que tiene consecuencias muy positivas para la salud de los mayores.

Un estudio que publica la revista Evolution and Human Behavior ha concluido que aquellos abuelos que cuidan de sus nietos ocasionalmente viven hasta 5 años más que los que no lo hacen. Además, hay más ventajas, el riesgo de morir en 20 años se reduce un 37%, según estos datos.

Desde la Sociedad Española de Psicogeriatría resaltan que el tratar a los niños les devuelve a los abuelos a la infancia. De hecho, destacan la reminiscencia como un elemento muy importante relacionado con la atención psicológica y psicoterapia. Estar con los más pequeños supone para los abuelos trabajar con recuerdos, sensaciones, cosas que fueron agradables para las personas mayores en tiempos anteriores.

El beneficio es mutuo. Los niños cuidados por sus abuelos son muy afortunados por los beneficios que esta relación les aporta. Los abuelos tienen mucho que enseñar a las generaciones más jóvenes y viceversa. Los niños logran que sus abuelos salgan de la rutina, aprendan cosas nuevas (como el uso de la tecnología), se sientan útiles, tienen menos depresiones, etc.

Eso sí, según advierte un estudio de la Fundación Mémora, casi la mitad de las personas mayores de 60 cree que existe la figura de los ‘abuelos esclavos’ que apoyan y cuidan de sus nietos de manera no voluntaria porque se ven obligados a hacerlo. Hay que tener en cuenta que muchos abuelos presentan limitaciones físicas y psíquicas, y no tienen edad para estar todo el día pendientes de sus nietos.

Redacción (Agencias)