Un 8 de diciembre de 1980, John Lennon era asesinado por Mark Chapman, un joven de 25 años que le estuvo esperando durante todo el día fuera del apartamento que compartía con Yoko Ono.

El ex Beatle había editado en noviembre el disco Double Fantasy. Tras su muerte, el álbum estuvo 8 semanas en el número uno de Estados Unidos y dos semanas en la cima del ranking británico.

Durante su etapa en The Beatles, John Lennon aportó a la banda sus inquietudes creativas y su radical inconformismo, frente a la vena más comercial  de Paul McCartney, con quien compartió protagonismo en la composición de los temas.

Consumada en 1970 la disolución del grupo, emprendió una nueva etapa musical con resultados tan memorables como el álbum Imagine (1971).

En su “etapa Beatles” fue coautor, por ejemplo, de “And i love her”, “A day in the life”, “Hey Jude”, “Can buy my love”, “Day tripper” y  “Penny lane”.

Ya como solista, recordamos temas como “Happy Chrismas (War is over)”, “Give peace a chance”, “(Just like) starting over”, “Woman” o el mítimo “Imagine”.

Redacción (Agencias)