Hace casi dos millones de años, en el Pleistoceno inferior, los osos de las cavernas tenían una dieta omnívora, muy similar a la de los osos pardo actuales, según una investigación publicada hoy en la revista Scientific Reports.

El estudio ha sido liderado por científicos del Institut Català de Paleoecología Humana i Evolució Social (IPHES) y de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona (URV), y realizado junto a investigadores de la Universidad de Málaga, del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont y del Museo Nacional de Georgia.

El yacimiento de Dmanisi (1,8 millones de años), situado en el Cáucaso, entre el mar Negro y el mar Caspio, registra la presencia humana más antigua localizada fuera de África y una extraordinaria colección de restos de muchas especies de mamíferos ya extintas.

Entre esta colección de fósiles, que se conserva en el Museo Nacional de Georgia, en Tbilisi, hay dientes de oso, de la especie Ursus etruscus, descrita por un paleontólogo francés en 1823 y que muestran una amplia variabilidad de talla.

Los científicos han clasificado los restos fósiles de la población de osos de Dmanisi y han descrito su dieta combinando el estudio anatómico con los datos métricos y técnicas de microdesgaste dental.

Redacción (Agencias)