Tailandia ha puesto en marcha una solución creativa para reducir la cantidad de accidentes en los que se ven involucrados los peatones, pintando pasos de peatones ‘flotantes’ para obligar a los conductores a mirar dos veces y detenerse.

Gracias a la perspectiva y a la ilusión óptica, cualquier conductor que se acerque al cruce, tendrá la sensación de que éste está suspendido unos centímetros del asfalto.

Los artífices de este proyecto son un grupo de estudiantes y voluntarios financiados con fondos del Banco de Ahorros del Gobierno de Tailandia.

Según las estadísticas de los últimos cuatro años, publicadas por la Oficina Nacional de Seguridad Sanitaria (NHSO), se registraron 10.672 accidentes con peatones en Tailandia, y más de 900 personas murieron.

Redacción (Agencias)