Mussomeli, en pleno corazón de Sicilia (Italia), se encuentra con una gran cantidad de vivienda vacía y en estado de abandono. Son muchos los propietarios que para evitar pagar los altos impuestos, por tratarse de segundas residencias, prefieren “regalarlas”.

Las autoridades de este pequeño municipio italiano, con miras internacionales, invitan a mudarse a esta región de unos 10.000 habitantes a cambio de rehabilitar la vivienda.

Y es lo que ha hecho una argentina, Carla Solari, que por tan solo un euro se ha hecho con un inmueble de 250 metros cuadrados, tres plantas y, según ella, en condiciones bastante razonables.  Solari asegura que su intención es quedarse en el pueblo y montar un laboratorio de joyería para producir sus propias creaciones en una de las plantas de su nueva casa. Así lo explica en una entrevista al diario italiano La Repubblica.
Los responsables del proyecto explican también que han vendido unas 120 casas en dos años. A pesar de lo asequible que parece adquirir estas viviendas, no es tan fácil. Por un lado, debes comprometerte a renovarla en un plazo de tres años. Por otro, el ayuntamiento exige pagar una fianza de 50.000 euros, para garantizar el cumplimiento de los compromisos. Asimismo, el propietario deberá correr con la carga impositiva de los trámites. Todo ello sin tener en cuenta los impuestos locales que deba afrontar por la vivienda.

Redacción (Agencias)