A la edad de 13 años, Dylan, el perro labrador de Tonino Vitale, comenzó a experimentar los achaques de la edad. El animal dejó de moverse como lo hacía antes y eso preocupó a su dueño. Tras una revisión en el veterinario, a Dylan le diagnosticaron artritis, lo que significaba que el dolor de sus articulaciones era tan fuerte que le impedían jugar, correr o caminar como lo hacía antes.

Tonino decidió hacer algo para que Dylan saliese todos los días a tomar un poco de aire fresco. Lo que a este hombre se le ocurrió fue crear una plataforma rodante lo suficientemente amplia como para que cupiese Dylan tumbado, sin tener que hacer mayor esfuerzo. La idea fue un éxito.

Su historia se hizo viral el verano de 2018, cuando un vecino de Tonino filmó uno de sus paseos y lo colgó en Facebook.

Entonces, trascendió un poco de su historia: Dylan se convirtió en un gran apoyo para Tonino cuando los padres de éste fallecieron. Desde entonces, ha hecho y hace todo lo posible por asegurar el bienestar de su perro.

El esfuerzo diario, un par de veces al día es titánico para un hombre que se encuentra en el ocaso de la vida, pero Tonino solo quiere que su amigo viva en paz el tiempo que le queda.

Redacción (Agencias)