La cantante Rihanna rechazó actuar en la SuperBowl, la final de la liga profesional de fútbol americano (NFL), debido a la polémica de la organización con la comunidad afroamericana, según revela en una entrevista adelantada este miércoles en la revista Vogue, que le dedica su portada de noviembre.

Preguntada por el asunto, la barbadiense afirma: “No podía atreverme a hacer eso. ¿Para qué? ¿Quién gana con eso? No mi gente. Simplemente no podía ser una vendida. (…) Hay cosas con las que no estoy de acuerdo para nada en esa organización, y no iba a acudir y servirles de ninguna manera”.

La polémica surgió cuando el jugador Colin Kaepernick, de los 49ers de San Francisco, se mantuvo arrodillado en 2016 mientras sonaba el himno nacional de EE.UU. en protesta por la injusticia racial y la brutalidad policial, lo que generó división en el país. Después de eso, él no ha vuelto a ser contratado.

En solidaridad, numerosos artistas han rechazado actuar desde entonces en el descanso de la SuperBowl y Rihanna resultó ser una de ellas el año pasado, en el que finalmente subieron al escenario Maroon 5, Travis Scott y Big Boi.

En esta edición, que se celebrará en Miami, ya se ha confirmado que lo harán Jennifer López y Shakira.

 

Redacción (EFE)