La última esperanza del rinoceronte blanco

Najin y Fatu son los dos últimos ejemplares de rinoceronte blanco del norte que quedan en el mundo. Como último recurso para salvar a la especie de la extinción, un grupo de científicos ha extraído  por primera vez los óvulos de las dos hembras, para que sean inseminados de manera artificial.

El proceso de inseminación se llevará a cabo con el esperma congelado de Suni, fallecido en 2014, y Sudán, último macho de la especie que tuvo que ser sacrificado en 2018 al agravarse la enfermedad que sufría.

De conseguir un embrión, estos serán implantados en hembras de rinoceronte blanco del sur, ya que tanto Najin como Fatu son estériles. Cuando se descubrió tras varias inseminaciones fallidas, se decidió congelar el esperma de los machos que todavía quedaban con vida para futuros intentos de reproducción asistida.

Los responsables tras este hito científico admiten “estar tristes de que sólo queden dos ejemplares de rinoceronte blanco del norte en el planeta”, pero también “inmensamente orgullosos de ser parte de este trabajo pionero para salvar a esta especie”

Sarai de la Mata