Una universidad británica ha decidido tomar una polémica medida para combatir el cambio climático. La universidad británica Goldsmiths, situada en Londres, prohibirá con el inicio del nuevo curso académico la venta de cualquier producto cárnico en sus instalaciones.

La profesora y escritora Frances Corner, impulsora de esta medida, aseguró que algo tan serio como la declaración de una emergencia climática  “no puede quedar en palabras vacías“. y que las organizaciones no pueden seguir ignorando las exigencias de la sociedad de empiezen. tomarse en serio sus responsabilidades para parar el cambio.


La universidad también instalará más paneles solares y aplicará una tasa de 10 peniques a productos como botellas y vasos de plástico con la intención de desincentivar su uso. El objetivo de la institución es conseguir reducir sus emisiones de carbono a la atmósfera a cero para el año 2025

Sarai de la Mata