¿Una copa de vino tinto después de un día estresante te relaja? No le des todo el mérito al alcohol. Una nueva investigación ha revelado que el resveratrol, que se encuentra en el vino tinto, tiene efectos antiestrés al bloquear la expresión de una enzima relacionada con el control del estrés en el cerebro. El estudio se incluye en una publicación de la revista ‘Neuropharmacology’.


Estos hallazgos realizado por científicos de la Universidad de Buffalo, en Estados Unidos, y de la Universidad Médica de Xuzhou, en China, arrojan luz sobre cómo el resveratrol impacta los procesos neurológicos, que afectan a millones de personas en todo el mundo.

El resveratrol, que ya se ha relacionado con otros beneficios para la salud, es un compuesto que se encuentra en la piel y las semillas de uvas y bayas. Si bien la investigación ha identificado que tiene efectos antidepresivos, se desconocía su interacción con la fosfodiesterasa 4 (PDE4), una enzima vinculada a la hormona corticosterona, que regula la respuesta del cuerpo al estrés.

La investigación sienta las bases para el uso del compuesto en nuevos antidepresivos.

Redacción (Agencias)