Todo el mundo es conocedor del gran nivel gastronómico que el País Vasco aporta a nuestro país, y esto no es algo que pase desapercibido para los artistas que de vez en cuando ofrecen un concierto para sus gentes.

Tanto es así que no hay duda de que Bruce Springsteen tiene una relación especial con Donostia y sobre todo con su comida. Es bien sabido que cada vez que el ‘Boss’ visita la ciudad no puede resistirse a alguno de sus productos.

Conoció sus bares y restaurantes casi sin querer y desde entonces siempre repite menú. De primero un surtido de jamón ibérico, unos pimientos de Guernica y ensalada de bogavante. De segundo su preferido, el que siempre pide, lubina en salsa verde y de postre tarta de queso.

Un gran menú para un gran artista.

Redacción (informativos).