Un proyecto europeo de investigación permitirá capturar y reciclar el dióxido de carbono que emiten los grandes sectores industriales, como por ejemplo las cementeras o las refinerías, y transformarlo en combustible para aviación, utilizando para ello electricidad renovable y vapor de agua.

Este es el objetivo principal de eCOCO2, una investigación liderada por un equipo del Instituto de Tecnología Química, un centro mixto de la Universitat Politècnica de València (UPV) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

La puesta en marcha de este proyecto, cuyo desarrollo se alargará durante los próximos cuatro años, se enmarca dentro de la hoja de ruta trazada por la Unión Europea para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El profesor de investigación del CSIC y coordinador del proyecto, José Manuel Serra, ha explicado que esa hoja de ruta “exige reducciones muy drásticas de las emisiones, que van desde el 20 % para 2020, el 40 % para 2030 y entre el 80 y 95 % para 2050, en comparación con los niveles de 1990. Además, establece un aumento de la cuota de energía renovable de hasta el 75 % de aquí a treinta años”.

Redacción (Agencias).