La relación entre las personas y los dispositivos tecnológicos puede conducir a situaciones en las que estos se priorizan sobre las relaciones cotidianas. Más del 40% de los españoles prefiere renunciar durante un mes al sexo o a la familia antes que a su smartphone.

El porcentaje de quienes renunciarían a prácticamente todo por su móvil asciende al 50,5% entre las personas de entre 30 y 39 años y hasta el 51,6% para la franja de 40 a 50 años. Además, un 10,7% afirma que ha revisado sus notificaciones mientras mantenía relaciones sexuales.

El 66% de los españoles revisa sus notificaciones antes de dormir, el 71% de las personas lleva el dispositivo al cuarto de baño, según datos que se extraen de un estudio del fabricante Motorola y que se integra dentro de la campaña Phone Life Balance para lograr un uso equilibrado del móvil.

El 15,5% de los españoles tiene a mano su móvil las 24 horas del día, incluso en los momentos más íntimos. El 66,6% revisa sus notificaciones desde la cama antes de dormir, mientras que el 38% pone el móvil sobre la mesa mientras come o cena ante amigos o familiares.

Redacción (Agencias)