El ejercicio físico es mejor que los medicamentos para combatir problemas iniciales de memoria y la capacidad de análisis relacionados con el envejecimiento. Así lo revela una nueva guía de tratamiento publicada en la revista científica de la Academia Estadounidense de Neurología (AAN).

“El ejercicio físico regular ha sido visto desde hace tiempo como benéfico para la salud del corazón y ahora podemos decir que también ayuda a mejorar la memoria para las personas con problemas cognitivos leves“, afirma Ronald Petersen, director del Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer de la Clínica Mayo.

Petersen recomienda realizar “ejercicio aeróbico: caminar rápidamente, trotar, lo que prefiera hacer, durante 150 minutos a la semana en cinco sesiones de 30 minutos o tres sesiones de 50 minutos”.

Redacción (Agencias)