Salimos de compras por Internet para encontrarnos con quien vende cenicero “sin porrillo” y quien se interesa por el largo concreto de unos shorts. También nos encontramos un cartel de alarma por un euro, un señor que cree estar vendiendo estatua de Buda cuando en realidad es la Dama de Elche y un aparato para “gufi”.