La neofobia alimentaria es un tipo de trastorno alimentario por que el que se evita el consumo de ciertos alimentos. Se caracteriza por el rechazo de alimentos por motivos de apariencia, sabor, olor, textura, marca, presentación o en experiencias negativas con la comida en el pasado.

Aunque se ha investigado muy poco sobre este trastorno, se sabe que se presenta principalmente en la infancia y que puede llegar a persistir siendo ya adultos. Los expertos señalan que una dieta pobre en la infancia será la antesala de una dieta pobre en la edad adulta.

Destacan que la probabilidad de que el niño desee probar el alimento será mayor si lo preparar él. Por eso es fundamental que participen en el proceso de alimentación, desde la compra, pasando por el cocinado y terminando con el emplatado.

Por otro lado, afirman que no hay que confundir al neofóbico con aquel que tiene un comportamiento “caprichoso” con la comida. Si bien, ambos se integran dentro del mismo problema, el del rechazo de alimentos.

Redacción (Agencias)