Las Navidades disparan el fenómeno del “smartphone” como niñera; es decir, en esta época los pequeños pasan más tiempo en casa y los padres, para relajarse, les facilitan sus móviles como juguete para que se entretengan solos, una tendencia en aumento con muchos riesgos.

Los riesgos no son solo para los mayores que pueden verse sorprendidos de forma muy poco grata al recuperar su móvil y comprobar que les faltan datos importantes o que sus hijos se han bajado aplicaciones de pago, sino especialmente para el desarrollo de los pequeños.

De hecho, la Asociación japonesa de Pediatría ha emprendido recientemente una campaña con el nombre “No permitas que los ‘smartphones’ sean una niñera para tus hijos“, con el objetivo de restringir el uso prolongado a modo de juguete de los móviles entre bebés y niños pequeños, para no dañar así su correcto desarrollo.

En España, Guillermo Cánovas, presidente de la asociación Protégeles, para la protección de los menores en internet, ha explicado que la costumbre cada vez más generalizada entre muchos padres de mandar a los niños a jugar con el “smartphone” sin ningún tipo de supervisión es muy peligrosa.

Los “smartphones” o teléfonos inteligentes, aparte de permitir el acceso a un sinfín de juegos y otras actividades, son una peligrosa ventana de acceso a otros muchos mundos, con riesgos serios para los pequeños.

Curiosamente, ha añadido, muchos padres ponen límites a sus hijos a la hora de usar los móviles pero muy pocos en el caso de las tabletas, que son igual de peligrosas y de muy fácil acceso para los pequeños en casa.

Redacción (Agencias)