Un estudio demuestra que el consumo de tabaco en el cine ha bajado y ha subido el del alcohol.

En el Centro Norris Cotton de Cáncer en Lebanon en New Hampshire han realizado a cabo una investigación para ver qué penetración tenían actualmente estos hábitos nocivos en el cine.

Para ello han analizado más de 1.400 películas filmadas entre los años 1996 y 2009 en las que han detectado un total 500 marcas de tabaco y 2.433 apariciones de marcas alcohol.

De la investigación se desprende que tras el acuerdo entre las compañías tabaqueras y la administración estadounidense, que limitaba la aparición de marcas, se redujo el tabaco en el cine en un 7%, cada año, manteniéndose después  a un nivel de 22 por año a partir de 2006.

En cambio con el alcohol ha pasado lo contrario. En los últimos años el número de escenas donde se consume alcohol en las películas calificadas para jóvenes ha subido de 80 a145 por término medio por año.

Redacción