El café así como otras sustancias con alto contenido en cafeína, como el té o las bebidas energéticas, previenen los accidentes de tráfico. El motivo es que evitan que los conductores profesionales que recorren largas distancias al volante se queden dormidos mientras conducen.

Así lo dice un estudio australiano publicado en la revista British Medical Journal que evaluó los efectos del consumo de café en 530 camioneros que habían tenido accidentes y en otros 517 que nunca los habían padecido.

De esta forma la investigación demostró que los conductores que consumieron cafeína para mantenerse despiertos al volante tenían un 63 por ciento menos de probabilidades de tener un accidente que aquellos que no tomaron nada.

Además, el estudio ha demostrado que si el conductor había tenido algún choque en la carretera en los últimos cinco años, el riesgo de sufrir otro accidente de tráfico aumentaba hasta un 81 por ciento.

Redacción (Agencias)