Un estudio demuestra que comer chocolate en el  desayuno ayuda a perder peso.

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv han demostrado que tomar chocolate, como parte de un desayuno equilibrado de 600 calorías, en el que también se incorporen proteínas y carbohidratos, puede ayudar a perder peso.

El motivo es que si ingerimos este dulce por la mañana habremos saciado a nuestro cuerpo para el resto del día y no volverá a pedirnos chocolate en toda la jornada. Además las calorías que nos aporta se eliminan con la actividad diaria.

En un experimento llevado a cabo con casi doscientos hombres y mujeres a dieta, se comprobó que los que incorporaban galletas o chocolate a su primera comida del día adelgazaban más y mantenían más tiempo la pérdida de peso.

Por eso aunque habitualmente los dietistas aconsejan abandonar el consumo de dulces para perder peso, los investigadores israelíes señalan que eso no es necesario en el desayuno. Suprimirlos por completo aumenta incluso los deseos de ingerir esos alimentos.

Redacción (Agencias)